domingo, 12 de junio de 2016

Sobre la memoria



Una de las principales modas con las cuales nos encontramos en el panorama educativo actual es la crítica de la memoria. En los medios de comunicación no dejan de aparecer noticias, reportajes, comentarios en los cuales se critica esta facultad del conocimiento humano. Se suele caer en la contraposición, en la cual se opone la memoria a otras facultades como la metacognición, la comprensión...

Esta crítica a la memoria suele dejar de lado los diversos tipos de memoria que hay: la memoria operativa, fundamental para el aprendizaje, la memoria a corto plazo y la memoria a largo plazo. Las críticas también suelen olvidar que, como dice Gregorio Luri, lo que no queda en la memoria no se ha aprendido; sea una lista de palabras, de reyes, el saber pedalear con la bici, la comprensión de las motivaciones del obrerismo de inicios del siglo XX...

No me puedo resistir a compartir esta cita de Hirsch, de una conferencia que realizó en 1998 en Chile, en el Centro de Estudios Públicos:

- Existe la frase: ‘puro aprendizaje de memoria’, que se usa para desprestigiar un enfoque coherente de contenidos abundantes. Pero la expresión ‘aprendizaje de memoria’ incrimina en realidad a quienes la pronuncian, porque implica que la memorización maquinal es la única forma en que ellos conciben que puede enseñarse una materia rica en datos. En otra época, estos lemas ‘progresistas’ tal vez fueron antídotos útiles contra ciertos métodos aburridísimos de instrucción tradicional. 

Hay mucho de malo en que los alumnos escuchen pasivamente una sarta de datos inertes recitados por un maestro aburrido. De hecho, la memorización maquinal ha sido motivo de queja desde el Renacimiento. Un tradicionalismo tan torpe merece rechazo. Pero lo mismo rige para el progresismo que se mofa de las materias académicas, tildándolas de ‘puros datos’ o ‘meras palabras’, y se nutre de eslóganes vacíos que hace tiempo dejaron de ser válidos. 

Con esta cita, Hirsch da en el clavo. Las críticas a la memoria suelen adolecer de una gran superficialidad, ya que identifican el uso de la memoria con la 'memorización maquinal'. No solo eso, sino que como comenta, estas críticas ven la 'memorización maquinal' como la única forma de enseñar materias ricas en datos, por lo que hay que prescindir de estos. Esta crítica acaba en el antiintelectualismo y el desprecio de las materias académicas; y deja de lado la abundante bibliografía y tradición sobre qué métodos, bien de instrucción directa o de descubrimiento, son más apropiados para cada edad, para cada tipo de conocimiento y proceso que se enseña...

En este contexto, se hace cada vez más necesario que reivindiquemos el verdadero valor y sentido de la memoria.


3 comentarios:

Pedro P. Vico dijo...

Creo que la escuela, la educación y el aprendizaje han de estar imbuídos en el humanismo y la personalización. De esta forma, la memorización será algo normal y natural ( es una facultad importante del cerebro) para los niños porque le ven un sentido.Entienden para qué sirve, su valor.Hemos de llenar el trabajo escolar de sentido común.Es de especial importancia que los alumnos " entiendan muy bien los conceptos y el por qué realizan las actividades.
Humanismo y naturalidad.

Pedro P. Vico dijo...

Creo que la escuela, la educación y el aprendizaje han de estar imbuídos en el humanismo y la personalización. De esta forma, la memorización será algo normal y natural ( es una facultad importante del cerebro) para los niños porque le ven un sentido.Entienden para qué sirve, su valor.Hemos de llenar el trabajo escolar de sentido común.Es de especial importancia que los alumnos " entiendan muy bien los conceptos y el por qué realizan las actividades.
Humanismo y naturalidad.

Andrés Bello de Haro dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con tu comentario, Pedro. Sabiendo qué es la persona y sus fines es como podremos educar.